CSS

 

¿Qué es MIDI?

Las siglas MIDI son una abreviatura de Musical Instrument Digital Interface. Se trata de un protocolo de comunicación que apareció en el año 1982, fecha en la que distintos fabricantes de instrumentos musicales electrónicos se pusieron de acuerdo en su implementación. Aunque originalmente se concibió como un medio para poder interconectar distintos sintetizadores, el protocolo MIDI se utiliza actualmente en una gran variedad de aplicaciones: grabación musical, cine, TV, ordenadores domésticos, presentaciones multimedia, etc. ¡Hasta en algunas máquinas tragaperras!

Dado que este protocolo es bastante eficiente en cuanto a enviar cantidades de datos relativamente grandes a una velocidad respetable, se ha convertido en un elemento de gran utilidad para compositores, educadores, programadores y gente que anda jugueteando en casa intentando crear música con varios instrumentos. Con la ayuda de un ordenador o un secuenciador hardware, permite crear arreglos multipistas, líneas o partes instrumentales, etc.

Veamos de forma un poco más precisa algunas de las ventajas que proporciona.

Generar sonido a partir de un sinte MIDI en vez de hacerlo partiendo de un sampler tiene algunas ventajas. La primera de ellas es que se necesita una gran cantidad de espacio de almacenamiento para guardar el audio muestreado (p.ej., en forma de archivos .WAV o AIFF).

Se necesitan unos 10 Mb de espacio en disco para almacenar 1 minuto de audio estéreo muestreado en calidad CD (16 bits y 44,1kHz). En comparación, los archivos de datos MIDI tienen un tamaño insignificante. Una secuencia MIDI típica utiliza sólo unos 10 Kb por minuto.

¿Y cómo funciona?

El archivo MIDI no contiene datos de audio muestreado, sino más bien una serie de instrucciones que el sintetizador u otro generador de sonido utiliza para reproducir el sonido en tiempo real. Estas instrucciones son mensajes MIDI que indican al instrumento qué sonidos hay que utilizar, qué notas hay que tocar, el volumen de cada una de ellas, etc.

Para los ordenadores, el reducido tamaño de estos archivos implica que un ordenador poco potente puede hacerse cargo de complejos arreglos musicales sin ni siquiera inmutarse. En cambio, puede llegar a ser imposible que una de estas máquinas sea capaz ni tan siquiera de reproducir unas pocas pistas de audio muestreado en calidad CD.

Otras ventajas:
  • Ofrece la posibilidad de editar la música con facilidad.
  • Permite alterar la velocidad de reproducción y la altura tonal de los sonidos de forma independiente.
Al respecto de este último punto, al cambiar la velocidad de una grabación en cinta, CD, disco duro, etc., cambiará la altura tonal del sonido.






© 2002 CSS - Autor: David Mellinas

Este documento (en su totalidad o parcialmente) no puede ser reproducido, copiado, impreso, modificado o transferido por medios electrónicos; salvo en el caso de su visualización directa en www.css-audiovisual.com. Es necesario disponer del permiso por escrito del autor si se desea utilizar en cualquier forma parte o la totalidad de esta documentación.




Las especificaciones de producto están sujetas a cambios sin previo aviso. Los precios son aproximativos y aparecen en euros sin incluir IVA.

Copyright © 2002-2003 CSS Audiovisual Technology. Todos los derechos reservados.